Geolocalización y ciudadanía: 5 aplicaciones que han venido para quedarse en la “nueva normalidad”

Seguramente, todos estamos de acuerdo en que estamos viviendo uno de los episodios más comprometidos de las últimas décadas que, además, nos está cambiando la forma de vivir a todos. Sin duda, lo más relevante es el número de víctimas que ha dejado, y el reto que está suponiendo el control de la pandemia a nivel global.

El impacto que tenido la Covid-19 lo podemos apreciar también en nuevos hábitos y costumbres, Se ha impulsado el teletrabajo, se ha reducido la movilidad y también la contaminación. Cosas positivas, ciertamente, pero también hemos visto cómo se saturaba nuestro sistema sanitario, cómo nuestros hijos tenían que asistir a la escuela desde casa, o cómo nos ha sido imposible visitar a nuestros abuelos, amigos y familia residentes en otras regiones sanitarias. Y la pregunta es: ¿hasta cuándo? ¿Cuánto durará esta "nueva normalidad"?

En este escenario de incertidumbre, la administración pública debe tener un papel esencial, especialmente para cuidar y proteger los colectivos de la sociedad más vulnerables. La administración tiene el desafío no sólo de adaptarse, sino de hacerlo con mucha rapidez, para afrontar los retos que la pandemia supone. Sólo así podrá seguir prestando un buen servicio a la ciudadanía. La tecnología es fundamental en esta adaptación frenética. En Nexus Geographics hemos tenido la suerte de poder ayudar en diferentes ayuntamientos durante los últimos meses con tecnología y mapas. Los resultados han sido buenos y prensamos que estas herramientas han venido para quedarse, y formaran parte de la "nueva normalidad". Pienso que son representativos de este nuevo panorama los casos de 5 ayuntamientos con los que hemos colaborado, lo cual ha sido posible gracias a la iniciativa Esri Disaster Response Program (Esri). Os presento las diferentes aplicaciones y las voces de los responsables de proyecto de cada municipio.

En Lleida, la Paeria creó el portal web "Compra en Lleida", para que comercios, productores y servicios pudieran visibilizarse durante el confinamiento. Se adhirieron unos 500 establecimientos. Cada uno de ellos tenía un espacio virtual en el que ofrecía un servicio-producto y la ciudadanía podía ver en tiempo real toda la oferta, los horarios de apertura, y especialmente si ofrecían envíos a domicilio, etc. El sector agroalimentario es uno de los principales beneficiados, pero también el resto del comercio que está viviendo una situación compleja. Maria Ortiz, técnica de comercio, aprecia que "se creó una gran red directa de comercio y proximidad, lo cual benefició al pequeño comercio local". Jaume Claramunt, técnico SIG de la Paeria, destaca el trabajo de la red que se ha creado: "desde la Paeria tenemos que esforzarnos para dar visibilidad a los productores, comercios y servicios. Compra en Lleida es un buen ejemplo de la fuerza de la participación ciudadana". Desde Nexus creemos que es una herramienta válida para otros ayuntamientos, para crear redes de comercio de kilómetro cero.

En Palma, el Ayuntamiento, a través de la Fundación Turismo Palma 365 creó la app 'Playas Seguras'. Permite a los bañistas estar informados de las nuevas medidas de seguridad y distanciamiento social de las playas de la ciudad. Además, el usuario puede conocer en tiempo real el grado de ocupación de las playas, la ocupación de zonas accesibles, el estado de las banderas y colaborar registrando su estancia en la playa de manera voluntaria y anónima. Tomeu Crespí, técnico del área de Smart City del Ayuntamiento de Palma, comenta que "esta app ha sido una buena solución porque ante esta situación social y sanitaria anómala provocada por la Covid-19, disponer de esta app móvil aporta una seguridad extra a los turistas y residentes para poder disfrutar de la playa con garantías de seguridad. El uso de datos de ubicación totalmente anónimos nos permitía disponer de información muy precisa y nos garantizaba la privacidad de los datos de los ciudadanos". Además, esta solución ha permitido establecer con precisión un protocolo de gestión municipal ante la aglomeración en los activos turísticos (playas) de la ciudad.

En Tarragona, se puso en marcha un geoportal con mapas relacionados con la gestión de la crisis para la covid-19: servicios para la ciudadanía como comercios de proximidad durante el confinamiento, mi km con equipamientos y servicios disponibles durante las fases de desconfinamiento, así como zonificación de población de riesgo de la ciudad. Asimismo, uno de los que ha tenido mayor impacto ha sido el mapa de evolución de la movilidad ciudadana y el nivel de concentración basada en el conteo anónimo de terminales Orange, el segundo operador con más tráfico móvil de España (24%). "Ha sido un servicio de alto valor añadido, tanto para la ciudadanía como para la Corporación, por la ayuda en la toma de decisiones. Obtener datos del operador (cada móvil es un sensor de movilidad) ha permitido analizar los flujos de movilidad y detectar puntos de concentración, así como necesidades de seguimiento y gestión de la movilidad, con datos totalmente anónimos. Por ejemplo, hemos podido analizar barrios en los que residen 1.000 personas, y en los que durante el día se concentran 2.000, por los flujos de trabajo, con momentos de picos de 3.000 en un día y franja horaria determinados... Es un buen servicio de análisis y gestión", dice Pep Budí, jefe del servicio TIC.

En Castellón, el Ayuntamiento ha evaluado una herramienta de geolocalización interna con la que han visto la posibilidad de ayuda en la gestión de la atención domiciliaria. Gracias a la tecnología han podido ubicar los diferentes puntos en los que hay gente con necesidades especiales, para poderlos atender. "En una pandemia global, todos tenemos necesidades, pero las administraciones públicas tenemos que ser capaces de priorizar los esfuerzos, llegar donde nadie más puede llegar: personas solas, personas mayores con necesidades especiales, etc. La tecnología ha sido una buena aliada en este cometido", dice Mª José Gómez, responsable del negociado de Información Geográfica.

En Granollers, cuando a mediados de marzo cerraron las escuelas, desde los Servicios de Educación y las escuelas, detectaron que algunos escolares no tenían Internet en casa. Utilizaron una plataforma de geolocalización para ubicar en un mapa estos niños, viendo la concentración de los alumnos en el territorio y estudiar la posibilidad de instalación de puntos wifi para proporcionarles gratuitamente el recurso de Internet. La mayoría se centralizaba en determinados barrios o zonas de la ciudad y vieron que liberando pocas antenas podían cubrir la necesidad."La herramienta Arcgis online nos ha servido para desarrollar una aplicación Dashboard completa en la que se representa el mapa de situación de los alumnos sin acceso a Internet, acompañado de gráficos que permiten mostrar los datos por barrios, por curso escolar y por centro educativo. El resultado final ha sido muy positivo ya que nos ha permitido ver las áreas de más concentración, y la distinción según el curso y el centro educativo, que han ayudado a establecer criterios de prioridades a la hora de encontrar opciones de conectividad. La herramienta es de un valor muy significativo para la gestión, tanto por su rapidez y usabilidad en la muestra de datos como por su flexibilidad en el filtrado y selección según el tipo de información", comenta Xavier Caparrós, responsable GIS del Ayuntamiento.

Acabo. La pandemia nos puede hacer mejores. Parece que se han abierto algunos debates en determinados sectores sociales que nos llevaran a tener nuevas actitudes, más cuidadosas, con estos sectores. Si me lo permitís, os las enumero brevemente: 1) Es necesario fomentar el comercio de proximidad, ahora más que nunca. 2) Somos una fuente de información con mucho potencial, pero con el reto de preservar la privacidad al mismo tiempo. El equilibrio y la ética pueden traer muchos beneficios en los próximos años, incluso en el seguimiento de la pandemia. 3) La gente mayor requiere más atención, el miedo y el confinamiento les hace el día a día más difícil, y les tenemos que acompañar. 4) La escuela tiene que dibujar su futuro. Quizás no es posible en todas las edades, pero hay que estar preparados para la digitalización. 5) En las playas y espacios públicos, es necesaria una responsabilidad colectiva. Las herramientas que ayuden a conocer en qué playa estarás más tranquilo tienen sentido más allá de la pandemia. El turismo las necesita.

Lluís Tartera. Director de negocio